• Redacción MAA

No tengo tiempo...



Lo escuchamos siempre en consulta: tengo que hacer tantas cosas, tengo que trabajar, estudiar, desayuno a los nenes, reunión, atender a la casa, comprar, mi esposo, mi novio, mi familia, mis padres, mil cosas tienes que hacer, pero cuando le pregunto: ¿Te cuidas? ¿Haces ejercicio? ¿Te diviertes? ¿Haces algo para ti? ¿Desde cuándo no te haces unos análisis de laboratorio? Siempre me responden: Dra., no tengo tiempo…

Las mujeres viven en constante estrés más que los hombres, la responsabilidad histórico-social de ser madres, esposas y trabajadoras, es lo que ha demostrado científicamente que 4 de cada 10 mujeres dicen sentirse estresadas o en situaciones de estrés frente a 2 de cada 10 hombres y tienen más probabilidades de sufrir depresión. Las enfermedades físicas que se presentan al estar estresadas por tanto tiempo, como: las cardiovasculares, el cáncer, los procesos de envejecimiento prematuro, la afectación de la memoria en lo cognitivo y otras.

El estrés se define como: una reacción del organismo ante lo desconocido y lo difícil. No siempre es negativo. Eleva los niveles de adrenalina y los glucocorticoides (cortisol, en humanos). Al sentir miedo, peligro e indecisión, estas hormonas activan la energía que nos prepara para escapar o luchar y salvar la situación. Esto ocurría cuando nuestros ancestros tenían que escapar ante ataques de animales. Esto es estrés positivo, pero hoy día es el estrés negativo que enferma, sobre todo a las mujeres donde las situaciones psicosociales no resueltas le producen estrés.

Según fuentes científicas el cerebro femenino es más susceptible y responde diferente al cerebro masculino ante el estrés. El cerebro femenino es más sensible a las hormonas glucocorticoides (ya mencionado) y a las hormonas tiroideas. La corticotropina se eleva en sangre y produce ansiedad. Otros cambios fisiológicos son las hormonas femeninas que afectan las emociones y ante el estrés pudieran estar fuera de control, esto se observa en la tensión premenstrual, la menstruación, el embarazo, la depresión posparto y la menopausia.

Difícil en todo ser humano en específico a la mujer es que no pued

e liberarse u olvidar el estrés. El cerebro cuando recibe la señal de que el organismo está estresado, las glucocorticoides actúan en las vías nerviosas encargadas del aprendizaje para reforzarlas en sus mecanismos de plasticidad neural (capacidad de adaptación) y potenciar las conexiones en memorizar la situación estresante. Por eso hay que educar a nuestro cerebro de evitar el estrés.


Debes cuidarte y si tener tiempo para ti. ¿Como evito el estrés negativo? Hacer un listado diario de lo que objetivamente puedes lograr, ejercicios, actividades relajantes, como yoga, meditación, hasta la oración ayuda cultivando tu espiritualidad, chequeo médico, dietas saludables y compartir con amigas entre otras.

Y recuerda: ¡PARA MI, SI TENGO TIEMPO!

Nota de la autora:


Es médico psiquiatra, psicogeriatra con un PhD en neurociencias clínica y experimental. Puertorriqueña que reside en República Dominica, colaboradora de esta revista. Su correo electrónico es: rosenina@gmail.com

#notengotiempo #estrés #mujer #meditación #yoga #chequeomédico #depresión #Neurohablando #neurociencia #Mujeres #adversidad

PMB 641 HC-1 BOX 29030

Caguas Puerto Rico 00725-8900

Tel. 787-246-2727

  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon

©2017 by Mujeres ante la Adversidad.